Por qué los hombres se van de putas

Chica, yo te lo explico:

Ante todo soy mujer y yo también me hice esa pregunta en su momento: ¿Por qué los hombres se van de putas?, acaso ¿no quieren a sus mujeres?, ¿es un síntoma de la crisis de los 30, 40, 50 y 60 años?, ¿todo el afecto del mundo no es suficiente para garantizar su fidelidad?

Cuando un cliente decide contratar mis servicios, principalmente buscan sexo, no lo vamos a negar. Pero no sexo al uso, realmente lo que contratan es vivir una experiencia, la experiencia de tener una amante durante un tiempo determinado, evitándose quebraderos de cabeza, evitando whatsapp comprometidos fuera de horario y por supuesto, evitando todo lo posible una implicación sentimental que nunca se sabe cómo va a terminar.

Tras estar conmigo vuelven a casa, a su vida real y nada ha cambiado. Siguen queriendo igual a sus mujeres, a sus hijos, se muestran igual de estables en su trabajo y siguen dejando su móvil a la vista, con total libertad, cuando pasan a la ducha. Después de todo, por mucho que busquen, no encontrarán ningún mensaje comprometido en él.

Llegados a este punto, responderemos la pregunta:

¿Qué le hace irse de putas?

Es simple, más de lo que piensas. Realmente, lo único que buscan es la adrenalina de hacer algo “prohibido”, de tener un secreto, de vivir algo que le aleje de lo que la gente que le rodea espera de él. El sexo, te garantizo, que sólo es una excusa.

Que un hombre se vaya de putas no significa, bajo ningún concepto, que desee menos a su pareja. De hecho, es probable, que ese mismo día, cuando llegue a casa, vuelva a tener sexo con ella. Es cuestión del subidón de adrenalina que ha conseguido tras vivir su aventura secreta.

Sé que son conceptos que a las mujeres nos cuesta entender, pues cuando decidimos acostarnos con otra persona, suele ser porque existe una implicación emocional. Pero bien, querida, te garantizo que esto no sucede con ellos. Por eso nosotras no pagamos por sexo. Estaría bien que lo hiciéramos alguna vez por vivir la misma experiencia, pero mayoritariamente, ni nos lo planteamos.

No pensemos nunca que irse de putas es similar a tener una amante. ¡Nada que ver! De hecho, los hombres que tiran de escorts, dudo que se arriesguen a tener una amante, ¡con lo caro que es! (y no me refiero sólo económicamente). Piensa en Botsuana.

Recuerda que las putas están ahí, viven entre nosotros y tienen un aspecto muy similar al de cualquier “chica bien”. Cumplen su función para cualquier pareja que la necesite, sí, digo bien lo de “pareja”, porque os garantizo, que ambos miembros se benefician de su aportación. Así pues y aunque nos cueste aceptarlo, mientras haya putas, habrá felicidad.

 

Acerca de amantemarta

Periodista, 30 años y sobre todo... escort ocasional. ¿Hablamos?
Esta entrada fue publicada en amigas, casados, cliente, escort, experiencia, madrid, marta de lago, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Por qué los hombres se van de putas

  1. Pablo dijo:

    Por fin encuentro a una mujer que habla con propiedad sobre el tema. En mi caso, ésa es una de las razones, buscar la adrenalina de hacer algo prohibido. Lo que más excita de la prostitución es que es algo prohibido.

    La otra razón es que a veces conoces a una prostituta, y resulta que te trata muy bien, que disfrutas mucho con ella sexualmente, que después de tener sexo pasas un rato entretenido hablando y bromeando con ella. Y empiezas a repetir con ella, y te medio-enamoras de ella. Quizá ella no está disfrutando, quizá ella lo está fingiendo todo, quizá es todo mentira, pero ¿qué más da? Si tú disfrutas un montón cuando vas con ella. Si no hay discusiones, no hay malos rollos, no hay nada malo. Todo es bueno, desde que entras por la puerta hasta que sales, ¿qué más da que sea verdad o mentira si te lo pasas mejor que con cualquier otra mujer?

    En mi caso, estos son los dos motivos por los que voy con prostitutas. El primer motivo es el riesgo, la atracción por lo prohibido, el ir con una chica que no conoces de nada, que no sabes quién es, que no sabes lo que va a pasar, ese misterio es muy excitante. Ese nerviosismo placentero que sientes antes de que te abra la puerta del piso. Y a veces, sale bien. A veces, entras en el piso, con una chica que no conoces de nada, pero que te trata como si te conociera de toda la vida, y disfrutas con ella. Otras veces no es tan placentero, eso depende de la profesionalidad de la chica en cuestión. El segundo motivo es el que expliqué en el párrafo anterior. Obviamente, siempre disfrutas más con la prostituta que conoces y con la que vas regularmente, pero no hay ese riesgo, no hay ese morbo, no hay ese misterio.

    Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s